Quizás estés pensando en comprarte una avarcas menorquinas, seguramente porque alguna vez ya has tenido la suerte de tenerlas en tus pies, o quizás alguien conocido te ha comentado que es un calzado fresco, veraniego, cómodo, divertido y bonito, muy bonito…..

¿Has decidido ya que quieres ser uno de los afortunados que disfrutan con sus avarcas?… Pues para elegir uno de los aspectos más importantes que debes de tener en cuenta es saber diferenciar entre unas rústicas del resto de modelos…

Mira la suela ¿te parece que es de plástico? Para la fabricación de diferentes modelos de avarcas se utilizan pisos microporosos que nunca los verás presentes en unas auténticas rústicas menorquinas….. Entonces ¿adivinas qué debes ver al mirar la suela de unas avarcas?.. Sí, sí, lo que estás pensando, neumático reciclado….

Cuando tengas unas avarcas en tus manos comprueba cuánto pesan, si es muy ligera no va a ser rústica porque  la suela con la que está fabricada es de un material que no añade peso al producto final. Si es una auténtica avarca menorquina con suela de neumático reciclado su peso dependerá de la numeración, evidentemente, pero las numeraciones de adulto pesarán por encima de los 500 gramos.

Cuando mires la suela a parte del peso, una segunda característica esencial que deberás observar es que veas el punto de hilo que la atraviesa completamente porque está firmemente cosida.  Claro, en multitud de modelos verás que la suela está pegada, y no cosida, y naturalmente esto afecta a la durabilidad de la avarca. ¡Huye de las rústicas con suelas pegadas!

En avarcas Riudavets utilizamos el neumático reciclado con suela cosida para la fabricación de nuestras avarcas rústicas menorquinas desde hace 3 generaciones porque

  • ofrece una gran durabilidad
  • evita perfectamente el deslizamiento de la suela en superficies resbaladizas
  • es flexible y confortable en la pisada
  • es un producto eco-friendly.

Ahora ya tienes una buena razón de peso para elegir unas auténticas avarcas menorquinas…